jueves, 7 de febrero de 2013

El mejor momento para plantar cebollas


Estamos en los mejores días para plantar las cebollas que comeremos en primavera. En mayo llegará una segunda oportunidad para los incondicionales de esta planta, toda una ‘bomba’ saludable. Pero si no quieren esperar tanto, cojan el abono, la azada y compren unos cebollinos, que hoy les enseñamos a plantar cebollas.

 

Asegúrese de dejar espacio suficiente entre cebolla y cebolla.



Desde que en diciembre de 2011 apareció en El Espantapájaros un artículo dedicado al ajo (‘Por algo España huele a ajo’), siento como si tuviera una deuda pendiente con la cebolla, “el otro pilar básico de nuestra cocina”. Primero, porque si recuerdan el texto, ambos comparten protagonismo en la leyenda sobre su origen. La fábula relata que cuando Satanás salió del Jardín del Edén después de la tentación, un ajo salió de la tierra donde puso su pie izquierdo y una cebolla del derecho. Segundo, porque llegaron a mis oídos comentarios de una lectora a la que le habían resultado muy útiles las instrucciones para plantar los ajos. Y como este blog tiene un fin práctico, y estamos en el momento de plantar cebollas, creo que ya toca hablar de esta planta herbácea de la familia de las amarilidáceas.

En realidad enero y febrero son los meses ideales para plantar las cebollas que recogeremos en la primavera. Pero no son los únicos. En primavera, preferiblemente en mayo, se plantan las que recogeremos en el otoño. Queda, por tanto, aclarado que hay dos momentos en el año para plantar cebollas en nuestra huerta.

Y digo plantar, y no sembrar, porque en realidad no colocamos en la tierra semillas, sino los pequeños brotes que darán lugar a las cebollas. Frente a otros cultivos hortícolas, como el tomate o el pimiento, en cuyo caso puede compensar plantar semilleros, no ocurre así con la cebolla. Los motivos económicos nos quitan de un plumazo la intención de pasar varias semanas ‘velando’ y dando aliento a nuestras plantas. Un manojo de 100 plantitas de cebolla, de las que saldrán si todo va bien otras tantas cebollas, cuesta en torno a los 2,50 euros. Ustedes valorarán si merece o no la pena.

El sistema es bastante similar al de los ajos.

  1. Les recomendamos echar abono antes de empezar, para fertilizar la tierra convenientemente.

  1. Coloquen una guía para seguir una línea recta a la hora de plantar las cebollas. Puede consistir en un hilo grueso bien tensado sujeto a dos estacas situadas a ambos lados del terreno.

  1. Luego, siguiendo la guía, hagan pequeños hoyos, ayudándose de otra estaca o de un palo. Dejen una distancia entre uno y otro de unos 20 centímetros. Para hacerse una idea, en ese espacio ha de caber un bulbo ya maduro. Y cuando estén hechos los hoyos, coloquen los plantones y tápenlos.
Hay que regar las plantas de cebolla una vez plantadas.

  1. Luego rieguen la tierra. Tengan en cuenta que, durante su crecimiento, han de echar el agua que les pidan las cebollas. Ni matarlas de sed, ni anegarlas. Asimismo, puede resultar práctico hacer surcos a los lados de la plantación para dirigir mejor el riego.

En apenas unos meses comerán cebollas, ricas y, sobre todo, saludables. Porque este modesto bulbo, sobre todo en crudo, reúne muchísimas propiedades: es antioxidante, es bueno contra el reumatismo, la gota, previene la osteoporosis, protege el sistema cardiovascular, tiene efectos diuréticos, contiene silicio, fósforo, hierro, vitaminas A, B y C… Salvo para las personas que tienen problemas de flato o de acidez de estómago, a las que les cuesta mucho tolerarlas, son una bomba de salud. Además, resultan muy baratas, a la hora de comprarlas en el mercado y, como hemos visto, de producirlas. De hecho, durante épocas de extrema pobreza, la población de alimentaba de pan y cebolla. ¿Para qué quieres más? 



3 comentarios:

Luis dijo...

Hola Marta,

Muy oportuno este post de la cebolla, pues aparte de los valores nutricionales... sirve para explicar la realidad política del momento.

Como en la famosa película centrada en el IRA,"La historia de este país es como una cebolla, cuantas más capas quitas, más ganas te entran de llorar"...

¡¡ENHORABUENA!!

Anónimo dijo...

contigo pan y cebolla. Marta avanza en el medio rural como pez en el agua. Santi

PILUCA BERNALDO CANALDA dijo...

Hola soy Piluca de 40ytantas, os seguimos, nos ha encantado el post. Dan ganas de vivir fuera de Madrid, jajaja. Os hemos conocido a través de Pepa Porter. Os dejamos el enlace de nuestro blog, vale? http://40ytantas.blogspot.com